Mes de la Mujer

Conoce nuestros testimonios

Trabajar en equipos mixtos ha sido lo máximo. Tenemos muchas y diversas opiniones. Hay un cambio de mentalidad evidente. Jamás me he sentido excluida o apartada, al contrario, aceptada y siempre velando por la mejor experiencia.
La presencia de mujeres es un eslabón que hacía falta en la cadena de trabajo. Tengo la suerte de trabajar con un gran equipo humano. Ha sido un placer. Fui la primera en llegar y ser parte de los cambios. Ahora hay más mujeres en el equipo y se sienten integradas y valoradas.
Nuestra mayor contribución es poder complementar el trabajo, dando otros puntos de vista. Todas las personas tenemos diferentes capacidades tanto físicas como intelectuales, por lo que trabajar en equipos mixtos ha sido muy gratificante, porque existe un ambiente laboral muy bueno y hay mucho respeto por el trabajo de cada uno.
La mayor contribución de la mujer a la minería ha sido ofrecer una visión más integral que antes no existía. Su participación hace que la industria sea inclusiva, hecho que sigue creciendo año a año. Además, los equipos de alto desempeño requieren de miradas diversas para tener mejores resultados.
Nuestra principal contribución ha sido abrir espacios a las nuevas generaciones y sumar una cultura minera llena de nuevos aprendizajes y sensibilidades que antes eran sólo para hombres. He convivido en equipos mixtos con una gran comunicación efectiva que ha llevado a un mayor compromiso, un aumento de la productividad y a un ambiente de respeto y valorización de todos los aportes.
Ha sido vital la implementación de la visión de la mujer en el rubro. Es clave que sean parte del presente y futuro de la industria minera. Mi experiencia en equipos mixtos ha sido muy grata, de aprendizaje y crecimiento. Me alegra poder presenciar y vivir este cambio organizacional.
Es un aporte contar con la presencia femenina, pues como cualquier persona, pueden en todas las situaciones, hacer un buen trabajo, sea desde un escritorio o un camión. La convivencia en equipos diversos ha sido espectacular, pues hay diferentes maneras de ver y resolver los temas diarios.
La inclusión de la mujer ha dado un enfoque de integración y conciliación en la toma de decisiones. En los 24 años que llevo en minería, los equipos mixtos han ido logrando que estrategias y mecanismos diversos se complementen. La naturalidad de esta convivencia ha estado en reconocer que todas las personas poseen virtudes diversas para lograr buenos resultados.
El aporte en la inclusión de la mujer es poder contar con pensamientos diferentes y diversos. Eso ayuda a lograr de mejor manera los objetivos de la empresa. Al principio trabajar en equipos mixtos fue un poco difícil, pero hoy trabajamos en armonía. Ha sido una buena experiencia y estoy feliz de trabajar aquí.
La incorporación de mujeres a la minería ha significado romper el esquema y creencias antiguas. Ha permitido una equidad de talentos y la generación de equipos de trabajo más innovadores y creativos. Esto ha beneficiado la toma de decisiones y el aumento de la productividad y eficiencia.
La inclusión de la mujer en la minería nos ha entregado una nueva mirada en distintas áreas de la Compañía. También ha roto el paradigma de que el rubro solo pertenecía a hombres. Las mujeres tienen ahora un espacio importante. Han aportados distintas maneras de hacer las cosas. Trabajar en equipos mixtos ha sido una experiencia bastante gratificante. El ambiente de trabajo es muy ameno y se han mejorado hábitos gracias a sus contribuciones.
Los equipos mixtos obtienen resultados exitosos. Se fomentan diferentes habilidades, gustos y personalidades, lo que hace que el ambiente de trabajo sea muy enriquecedor. Me siento muy contenta de pertenecer al grupo de trabajo de Centinela.
Sin duda, la diversidad en todos los ámbitos, es un factor diferenciador de organizaciones líderes, competitivas y productivas. Aún hay brechas por transformar en equipos que antes eran predominantemente masculinos y que hoy son mixtos. Siendo extranjera destaco los esfuerzos de la Compañía por instalar la diversidad y lo enriquecedor de las distintas perspectivas y experiencias de cada integrante del grupo.
Hace 30 años, nuestra participación era muy excepcional, había una exclusividad reservada solo a hombres. Hoy el liderazgo desde lo femenino se aprecia. La visibilización de nuestras capacidades, aptitudes y talentos y de cómo estás han sido una contribución al trabajo en equipo y al logro de los objetivos.
Desde sus comienzos, la minería fue considerada como un “trabajo de hombres”. Sin embargo, esa mirada está cambiando. Se han derribado mitos e ideas que impedían la inclusión de la mujer. Su contribución ha sido facilitar el cumplimiento de objetivos. El trabajo en equipo y la complementación diaria, aportan al desarrollo de la confianza.
Ir al contenido